Monasterio de Suso (San Millán de la Cogolla)

  • Autor de la entrada:
Monasterio de Suso (San Millán de la Cogolla)
Monasterio de Suso, San Millán de la Cogolla. © Rafael Nieto.

Los monasterios de Suso y Yuso en San Millán de la Cogolla, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997, figuran entre los monumentos más destacados de La Rioja y pueden justificar una visita por sí solos. Se trata de edificios independientes. El monasterio de Suso o «arriba», ubicado en la ladera de una montaña, es propiedad del Estado y tiene el acceso restringido por motivos de conservación. Para visitarlo es imprescindible realizar reserva anticipada. Las entradas se recogen en la Oficina de Turismo local media hora antes del comienzo de la visita. El monasterio de Yuso o «abajo» se encuentra en un extremo de la localidad, a orillas del río Cárdenas, y está habitado por frailes de la Orden de Agustinos Recoletos. No requiere reserva previa.

La declaración de los monasterios como Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO obedeció a criterios históricos, artísticos, religiosos y culturales. El monasterio de Suso se constituyó a partir de una comunidad de anacoretas fundada por un eremita llamado Emiliano (más tarde San Millán) entre los siglos V y VI. Durante la Edad Media se convirtió en un importante foco cultural. Asimismo, fue frecuente que los peregrinos del Camino de Santiago, al pasar por La Rioja, se desviaran momentáneamente a Suso para visitar el lugar en el que vivió y fue enterrado el santo.



En uno de los códices del monasterio fueron encontradas las primeras frases conocidas en lengua romance, el primitivo castellano, así como unas palabras en euskera arcaico. Se trata de las célebres Glosas Emilianenses, del siglo X, anotaciones realizadas por un fraile anónimo para aclarar ciertos pasajes del texto latino. Hoy se conservan en la Real Academia de Historia de Madrid. Con posterioridad vivió en Suso Gonzalo de Berceo, considerado el primer poeta en lengua castellana.

Desde el punto de vista estético, el valor de Yuso y Suso no reside sólo en sus características arquitectónicas, sino también en su emplazamiento en un paraje de montaña de gran belleza natural, al pie de la Sierra de la Demanda. Suso es pequeño y sencillo como una ermita románica, y posee esa cualidad única de ciertos monumentos antiguos que nos ponen en contacto con culturas pretéritas. Contiene las cuevas en las que vivieron San Millán y sus discípulos; la iglesia con restos visigóticos, mozárabes y románicos; unos grafitos en el muro exterior que podrían parecer recientes, pero que datan de la Edad Media; el cenotafio de alabastro dedicado a San Millán, del siglo XII, y los sepulcros de los Siete Infantes de Lara y de tres reinas de Navarra.

SITUACIÓN:
En las inmediaciones de la localidad de San Millán de la Cogolla, a 42 kilómetros de Logroño, 18 km de Nájera y 19 km de Santo Domingo de la Calzada.

Deja una respuesta