Castillo de Aguas Mansas (Agoncillo)

  • Autor de la entrada:
Castillo de Aguas Mansas (Agoncillo)

Las primeras referencias documentales de Agoncillo datan del siglo XI, y las primeras de su fortaleza, del XII, aunque la construcción actual fue edificada más tarde, en diversos momentos entre los siglos XIII y XIV. El castillo de Aguas Mansas se encuentra situado en terreno completamente llano, en una amplia plaza en el centro histórico de Agoncillo, donde comparte protagonismo arquitectónico con la iglesia de Santa María la Blanca, del siglo XVI. El templo fue declarado monumento nacional en 1982, y el castillo, un año más tarde, en 1983.

Dada su exposición, la fortaleza contó originalmente con un foso, que fue cubierto con el tiempo y reapareció durante unas obras de restauración junto con restos de una antigua pasarela del siglo XVI. Es uno de los escasos castillos riojanos con foso, y algunos autores creen que su denominación, castillo de Aguas Mansas o también de Aguas Muertas, puede derivar de aquel sistema defensivo.

Uno de los hechos más relevantes en su dilatada historia fue la ejecución en el siglo XIV de Juan Alfonso de Haro, poderoso Señor medieval de los Cameros, por orden de Alfonso XI, quien lo declaró traidor. Entre sus propietarios posteriores figuraron los condes de Siruela, a finales del siglo XVI.

Durante el siglo XX el castillo sufrió un penoso proceso de degradación y estuvo rodeado de viviendas que lo ocultaban parcialmente, hasta que las Administraciones regionales y locales acometieron un ambicioso proceso de reforma llevado a cabo por el arquitecto Jesús Marino Pascual, autor de varias de las bodegas más singulares de la Denominación de Origen Calificada Rioja.

En la actualidad el edificio, construido por entero en piedra de sillería, tiene una apariencia excelente y es utilizado como sede de varias dependencias municipales.

SITUACIÓN:
En el centro histórico de Agoncillo, a 14 kilómetros de Logroño y 36 km de Calahorra.

Deja una respuesta